TERAPIA ASISTIDA CON PERROS Y SUS BENEFICIOS

La relación del hombre con los perros viene desde casi el principio de los tiempos. El hombre ha utilizado y utiliza el perro en muchos de los trabajos que desempeña. La intervención con animales, se desarrolla en varios colectivos. Pero nosotros, nos vamos a centrar en la labor terapéutica que desempeña el perro en centros residenciales.

En las residencias y centros de día es necesario plantear acciones capaces de promover entornos que optimicen un envejecimiento satisfactorio y que erradiquen situaciones de apatía, suscitando la expresividad emocional de los residentes con deterioro cognitivo.

Uno de los síntomas que observamos en las personas con deterioro cognitivo o demencias, es la perdida de expresividad emocional, consecuencia del propio proceso degenerativo. Esto no significa que estas personas dejen de sentir emociones, sienten igual, lo que cambia y se pierde en cierta manera es la habilidad para expresar.BINGO3

La evidencia científica confirma que las Terapias Asistidas con Animales mejoran y fomentan el contacto social de las personas con demencia, pues ofrece una interacción positiva entre el ser humano y el animal, facilitando y mejorando esta actitud emocional y disminuye el número de episodios de problemas de conducta y agresividad (Kanamori et al 2001; Chandler, 2005; Marx et al, 2010).

Los primeros informes que dejan constancia sobre la utilización de las terapias asistidas con animales de compañía, nos remontamos al año 1944, en un hospital del ejército cuando se introdujo un pastor alemán para que contribuyese la recuperación de un excombatiente.

Más reciente, en 2011, un estudio realizado por Mossello, concluyo demostrando que la terapia asistida con animales en las personas con demencia aumentaba la vivencia de emociones positivas y una reducción de la tristeza.

Basándonos en lo anterior, podemos mencionar algunos de los efectos beneficiosos que para las personas de un centro residencial, tendría el incorporar como actividad complementaria, un perro de terapia.                 EMOCIONES 1jpg

En primer lugar, contribuiría a la mejora de la calidad emocional y a la seguridad en personas que hayan podido perder motivación por situaciones saludables y/o hechos en su vida.

En segundo lugar, el perro con su presencia proporciona afecto y atención, mejorando los estados de ánimo y mitigando la sensación de soledad. A su vez, reduce los niveles de ansiedad.

Además, el cuidado y acicalado del animal proporciona un sentimiento de utilidad, pues la persona pasa de ser cuidada a ser cuidadora.

En tercer lugar, el perro induce a la interacción social entre las personas.LANA COMIENDO PREMIO CUCHARA 6

En cuarto lugar, el hecho de acariciar a un perro provoca un estado de paz y tranquilidad en las personas, creando un ritmo normal en el corazón y regulando así su presión arterial.

En quinto lugar, la interacción con el animal se concibe como un estímulo mental, pues ayuda a la comunicación con otras personas y a la evocación de recuerdos, incrementa la distracción, la alegría y el juego y reduce los sentimientos de aislamiento.

No hay comentarios

Agregar comentario