LA MEMORIA

Cuando hablamos de la Memoria nos referimos generalmente a esa función cognitiva que nos permite adquirir,  retener y recuperar conscientemente eventos y hechos que han ocurrido.

La MEMORIA, es la capacidad que posibilita a un sujeto a Fijar, Almacenar, Organizar, Modificar, Conservar y Evocar las experiencias en un contexto espacio-temporal.

Sin embargo, no es la misma memoria, la que me permite acordarme donde he pasado mis últimas vacaciones, ni tampoco es la misma memoria la que me permite saber, dónde se encuentra La Giralda.  Por tanto, se puede afirmar que existen diferentes tipos de memoria.

TIPOS DE MEMORIA

Por un lado tenemos la Memoria a Corto Plazo (MCP), que engloba el análisis de la información sensorial y su reproducción inmediata durante un tiempo muy breve. Este tipo de memoria hace referencia al proceso que conlleva, por ejemplo, el recordar un número de teléfono desde que te lo dicen, hasta el momento que lo apuntas y luego lo olvidas. Lo que significa que esta memoria se desvanece en un periodo corto de tiempo, si no la procesamos. Y por otro lado está la Memoria a Largo Plazo (MLP), es un tipo de memoria que tiene gran capacidad de almacenaje y nos permite acordarnos de películas, libros, anécdotas… aunque el acceso a estos recuerdos es más lento, pero se mantiene más en el tiempo, el desvanecimiento de los recuerdos es más pausado. Este tipo de memoria se divide en dos; Por un lado está la Memoria Explicita o Declarativa, esta memoria se caracteriza sobre todo porque la adquisición de hechos o datos son directamente accesibles a la conciencia (memoria de hechos, lugares, palabras, caras, etc.). En el otro lado, está la Memoria Implícita o Procedimental, la cual es menos accesible a nuestra conciencia y tiene que ver sobre todo con el aprendizaje de actividades perceptivas motoras, (montar en bicicleta, nadar, o tocar un instrumento…).

Es la memoria declarativa y su división en Memoria Episódica y Memoria Semántica, la que demanda más nuestra atención.

Entendemos por Memoria Episódica al tipo de memoria de carácter autobiográfico, ligado a experiencias personales vividas en tiempo y espacio. Ejemplo: Ayer vino mi hermana a verme a casa, o el año pasado estuvimos de vacaciones en Roma. El fallo de este tipo de memoria es uno de los primeros síntomas de las personas con enfermedad de Alzheimer.

Cuando hablamos de los conocimientos y creencias generales a cerca del mundo y de uno mismo, nos referimos a la Memoria Semántica, una característica de este tipo de memoria es su desvinculación del momento de adquisición, no está vinculada ni a una experiencia ni a un contexto. Ejemplo: Madrid es la capital de España. El arpa es un instrumento de cuerda…Los fallos en este tipo de memoria son característicos de la Demencia Semántica que es un tipo de Demencia Frontotemporal.

Por ultimo mencionaremos los diferentes tipos en los que se divide la Memoria Implícita o No declarativa que son los tres siguientes.

Condicionamiento: hábito establecido a partir de las recompensas o castigos recibidas en el pasado en virtud de nuestra conducta.

Priming: reconocimiento a estímulos previamente presentados

Habilidades perceptivo motoras y cognoscitivas: adquisición de habilidades “saber hacer” perceptivomotoras.

 

Conclusión:  “Gracias a la memoria somos lo que somos, sabemos quiénes somos y nuestra vida adquiere el sentido de continuidad”  J.M. Ruiz Vargas

No hay comentarios

Agregar comentario